El Mundo de los Sueños

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Mundo de los Sueños

Mensaje por Anna el Mar Sep 06, 2016 2:49 pm



Ya desde nuestro inmediato nacimiento, creyendo o no en algo espiritual que desafíe nuestra racionalidad, se nos ha dotado a todos de una capacidad innata de viajar y conectar con algo o alguien cuando descansamos, otra realidad que, más allá de toda lógica, nos ofrece y regala todo tipo de imágenes, sentimientos, sensaciones y situaciones que, interpretadas y comprendidas en nuestro despertar, puede convertirse en un oráculo poderoso capaz de impulsar nuestro conocimiento: esta habilidad natural se llama Soñar.

Aunque podamos pensarlo, ni tan siquiera soñamos porque sí. El mundo de los sueños no es un caprichoso regalo sino una de las herramientas más útiles e insistentes que nos recuerda, todas las noches, que la vida es algo más que la comodidad material y el respirar.

El mundo de los sueños nos brinda la oportunidad de coexistir entre dos mundos, siendo dos seres separados que viven simultáneamente en dos realidades paralelas que tratan incesantemente de comunicarse entre sí. Sin embargo, mientras el ser consciente permanece despierto y aprendiendo, el subconsciente ofrece nuevas informaciones que, al despertar, el consciente apenas reconoce como suyas. En este punto la pregunta es evidente ya que no sabemos hasta qué punto es más real la personalidad soñadora que la que creemos auténtica puesto que en el universo onírico, una se expresa y se manifiesta sin ningún tipo de atadura, restricción ni recelo.

La función de los sueños se basa principalmente en eso, en ser el mediador a través del cual podemos ir viendo si nuestros pensamientos, palabras y acciones se adaptan precisamente a la labor y objetivos que nos hemos marcado como seres y en caso de no ser así, nos recuerda y aconseja sobre cómo recuperar el camino.

Los sueños se producen como resultado de un complicado proceso que implica a los recuerdos y al hipocampo, una región del cerebro asociada a la memoria, según ha podido determinar una investigación de científicos canadienses. Esta investigación ha podido establecer asimismo que los recuerdos con los que soñamos pueden tener una antigüedad de hasta una semana, lo que ha desvelado el funcionamiento hasta ahora oculto de la memoria: nuestros recuerdos pasan de una región del cerebro a otra antes de ser almacenados y soñamos con ellos durante ese intervalo.

Los sueños parecen ser una manera por la cual el subconsciente considera, clasifica y procesa todos los problemas que se encuentran en la vida despierta. Muchas personas piensan que todo lo que se ha dicho sobre la mente y el psicoanálisis, relacionado con la interpretación de los sueños, es irreal y transformado, pero no deberíamos desestimarlo. El trabajo de famosos psicoanalistas como Freud y Jung ha ayudado a miles de personas normales y sanas, por no mencionar los muchos casos de perturbaciones mentales graves. Sus hallazgos pueden ser aplicados de una forma sencilla a la propia experiencia de cada uno. Al igual que los médicos pueden tratar enfermedades físicas graves y enseñar al mundo en general las reglas básicas de la higiene personal o del hogar, también los psicólogos han enseñado a personas bien equilibradas, como pueden conocerse a sí mismas y llevar una vida más feliz.

Los sueños se constituyen de pensamientos del soñador. Es muy difícil, si no imposible, interpretarlos si no se conoce al soñante. Para reconocer el significado, es necesario conocer los "antecedentes" de la persona. Por esta misma razón, la mejor interpretación la puede dar el mismo soñante. Por supuesto la consulta a un buen diccionario de sueños ayudará mucho.

Dedicamos un tercio de nuestras vidas a dormir, poco sabemos y poco recordamos lo que nos ocurre mientras dormimos. A los ojos de la ciencia médica moderna, el sueño es una actividad neuronal que ocurre en la corteza cerebral del hombre cuando está durmiendo. Pero los antiguos sabios no se limitaban a observar los meros cambios del cuerpo físico, contasen o no con los medios para hacerlo. Ellos decían, con firme convicción y lejos de un mero sentido poético, que “el sueño es como la vida, y la vida es un sueño”.

La historia de la interpretación de los sueños data del año 3000-4000 A.C. Estas interpretaciones y el significado de sueños dado se documentaron en tabletas de arcilla. Se dice que las personas de sociedades primitivas eran incapaces de distinguir entre la realidad y el mundo de los sueños. No solamente veían el mundo de los sueños como una extensión de la realidad, sino que también para ellos, el reino de los sueños era un mundo más poderoso.

En las épocas griega y romana, los intérpretes de sueños acompañaban a líderes militares en la batalla. Los sueños eran sumamente importantes y frecuentemente vistos como los mensajes de los dioses. Los sueños eran tratados en un contexto religioso y en Egipto, los sacerdotes también actuaban como intérpretes de sueños. Los egipcios registraron sus sueños en jeroglíficos. A las personas con sueños particulares vívidos e importantes se les creía bendecidas y se consideraban especiales. Aquellos que tenían el don para interpretar los sueños eran muy solicitados y tratados especialmente. En la Biblia, hay cerca de setecientos menciones de sueños, el sueño aparece como una de las formas elegidas por Dios para transmitir su palabra a algunos de sus hijos mortales. Para tomar un ejemplo, en el libro del Génesis, se nos cuenta que al anochecer "cayó sobre Abraham un sueño profundo y le envolvió una oscuridad terrorífica". Entonces, Dios le comunica a Abraham lo que ocurría con sus descendientes hasta la cuarta generación.

En algunas partes de Europa, como Transilvania, se cuidaba de mantener cerrada la boca de los niños dormidos para que el alma, que tiene algo de pájaro, no pueda salir del cuerpo de la criatura, o bien se desaconsejaba dormir durante unos días cerca del lugar donde había muerto un hombre para no toparse con su espíritu que, algo desconcertado por su nueva condición de muerto, busca con desesperación comunicarse con algún ser querido. Los malayos intentaban tiznar el rostro de su enemigo mientras dormía para que, de regreso, el alma no reconociera a su dueño.

Algunas tribus indígenas americanas comparten esta misma noción de una dimensión distinta del sueño. Ellos creían que sus ascendientes vivían en sus sueños y tomaban formas no humanas, por ejemplo, plantas. Ellos veían los sueños como una forma de visitar y tener contacto con sus ancestros. Los sueños también les ayudaban a indicar su misión o papel en la vida.

A finales del siglo XVIII, los sueños habían perdido la importancia que tuvieron a través de los siglos y se les tomaba como producto de la ansiedad o simple indigestión, por lo tanto, no se les daba significado alguno. Más tarde, en siglo XIX, Sigmund Freud revivió la importancia de los sueños, su significado y necesidad de interpretación. Freud verdaderamente revolucionó el estudio de sueños.
avatar
Anna
Admin

Femenino Libra Búfalo
Mensajes : 97
Fecha de nacimiento : 07/10/1961
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 55
Localización : Madrid

http://pazinterior.forosphpbb.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.